Beneficios de Cenar Temprano

Cenar Temprano
Cenar Temprano

Existen muchos hábitos que pueden ayudar a que nos mantengamos saludables. Los beneficios de cenar temprano son muchos. Es positivo recordar que mucho de lo que mantiene nuestra salud, también se siente bien. Es este sentimiento de bienestar el que te motiva a agregar un elemento nuevo en tu rutina. Es cierto que los hábitos saludables le agregan bienestar a nuestra vida; esto se demuestra con una mayor energía, mejor bienestar emocional, evitas enfermedades, tienes una vida más larga y plena y te fortaleces el sistema inmune. No existen medicamentos ni pastillas que te den tantas ventajas. A continuación, te escribiré los beneficios de uno de estos hábitos, el cenar temprano:

1. Es un aliado contra el insomnio

En muchos países donde se cena tarde, también se tiene que su gente padece de insomnio continuamente. Esta correlación es debida a que cuando te acuestas y duermes, el cuerpo se relaja y el proceso de digestión se puede ver afectado. Un buen sueño es importante para el descanso diario, y es una manera de regenerar tu memoria y de prepararte para el día siguiente. Te levantarás más fresca y lista para afrontar lo que sea que se te presente.

2. Es una manera de estar en forma

Como mencioné en el apartado anterior, en la noche es más complicado procesar o digerir los alimentos. Esto es especialmente cierto con los carbohidratos. Al agendar más temprano la cena, te puedes mantener activa una mayor parte del día. Esto significa que puedes tener operante tu metabolismo por más tiempo. Esto lleva a quemar más calorías, evitando que se conviertan en grasa corporal. Debido a esto, puedes sentir un incremento en tu energía, de manera natural.

3. Sensibilidad a la insulina mejorada

Al adelantar la cena, evitarás comer snacks por la tarde. Aparte de ayudarte a comer en menor cantidad, este hábito hace que comas a la luz del día, y que restrinjas los alimentos cuando llegue la noche. Esto te puede ayudar a manejar tu peso porque los alimentos se procesan mejor y evitas que se conviertan en grasa. Aparte, las hormonas involucradas en el control de grasa y azúcar se activan menos por la noche. Por ello, aprovechas mejor las funciones de estas hormonas cuando son utilizadas en el día.

4. La presión sanguínea se ve beneficiada

Usualmente se asocia cenar tarde no sólo con el aumento de peso, sino también con el aumento de la presión sanguínea. Cuando esta es alta, aumenta el riesgo de problemas del corazón. También los riñones de debilitan, el cerebro se daña, así como la circulación en las piernas y la vista. Como puedes ver, no es sólo cuestión de look, sino también de pragmatismo médico. ¿Quién diría que un hábito tan sencillo, pudiera desencadenar tantas ventajas escondidas?

Es crítico mencionar que las cenas deben consistir en comidas ligeras, una cena pesada lleva a un sueño pesado. Las abuelitas tenían esta sabiduría a través de su cultura y experiencias. Mucho de esto se ha perdido, pero la ciencia está corroborando mucho de lo que antes eran experiencias que se transmitían de persona a persona. La cena debe tener contenido proteico, esto significa que las grasas principalmente deben evitarse porque se tardan más en ser digeridas. También se deben evitar muchos carbohidratos. Las verduras son una buena opción debido a que la mayoría de su contenido es agua. Puedes comer verduras acompañadas de un poco de pollo, pescado o carne, entre otras opciones.

Esta información merece ser compartida...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*